Cómo hacer vino

Ligeramente explicamos un poco el proceso de elaboración de vinos.

Introducción:

El clima, el suelo, la calidad de las uvas son fundamentales claves para conseguir vinos de calidad, pero no menos importante es el proceso de vinificación, tanto es así que dependiendo de los procedimientos enológicos empleados en la elaboración, puede salir un mal vino o un gran vino.

La vendimia:

Salvo excepciones, desde primeros de septiembre hasta mediados de octubre tiene lugar la vendimia, donde ya se hace una primera selección separando los racimos dañados. La recolección de las uvas deberá regirse por dos criterios: selección y oportunidad, para lo cual deberá hacerse una toma de muestras en forma periódica para calcular su grado de madurez, para que el proceso enológico sea óptimo y los vinos que se obtengan tengan calidad.

Recolección y transporte:

La recolección de las uvas deberá hacerse con cuidado, no recogiendo los racimos que se encuentren en mal estado. Seguidamente la uva sana es transportada al lagar de la forma menos agresiva posible, teniendo especial cuidado en que el grano o se deteriore. Se ha ido imponiendo que el transporte se realice en cajas o pequeños cestos que no sobrepasen los 18kg de capacidad.

Vinos Tintos:

Estrujado y despalillado. Los racimos se someten al despalillado (que consiste en eliminar los escobajos fijados a los granos de la uva). El estrujado (la molienda o rotura de granos), formándose una pasta de mosto, hollejos y pepitas pasan a los depósitos de acero inoxidable donde se llevará a cabo la fermentación. Al final de la fermentación se lleva a cabo el escurrido de la masa en la prenda sin dar presión. Pasando posteriormente al prensado de la masa restante.

Vinos Blancos:

Estrujado: No hace falta el despalillado, se efectúa el estrujado (la molienda o rotura de granos), formándose una pasta, pasando a las prensas que con la presión liberan el mosto de los hollejos, pasando entonces el mosto a los depósitos de acero inoxidable para su fermentación.

Vinos Rosados:

Producir un vino rosado es un proceso a mitad decamino entre el vino tinto y el blanco.

Se macera por un periodo de hasta 36 horas, pasando después al prensado, para exprimir delicadamente el mosto tintado, pasando a los depósitos de acero inoxidable para su fermentación.

Fermentación:

La fermentación es el proceso en el que el azúcar del mosto se transforma en alcohol y anhídrido carbónico. La duración de este proceso es de 8 a 25 días, dependiendo del vino. La fermentación se puede producir en depósitos de aceroxiable cerrados o descubiertos.

Almacenaje:

Se suele hacer en depósitos de acero inoxidable, pueden ser depósitos cerrados y siempre llenos.

Una buena bodega debe:

- Tener una temperatura constante.

- Estar lo más alejada posible del ruido, para evitar las vibraciones.

- Carecer de olores.

- Tener poca luz.

- Poseer la humedad adecuada.

Crianza:

Los Vinos tintos se pueden someter a crianza en barricas de roble.

Para los vinos que se pretende que mejoren con la edad, se efectúa el envejecimiento en barricas nuevas de roble para darles profundidad y complejidad.

Maduración:

Los vinos blancos con mucho cuerpo suelen ser envejecidos en barricas nuevas de roble para darles riqueza de sabor y textura.

Filtración:

Se hace el filtrado para eliminar los posibles restos en suspensión que hayan conseguido escaparse de los trasiegos.

Embotellado, encorchado y capsulado:

Después de hacerse el filtrado, se efectúa el embotellado (llenado de botellas o garrafas). Así como el taponado y capsulado. Para una mejor conservación del vino y para su transporte.

Etiquetado:

Para su identificación y presentación se procede al etiquetado.

Esperamos que haya sido de su interés. Ramón Roma Vidal.